INFECCIONES MEDIDAS DE PREVENCIÓN SALUD EMOCIONAL JUEGOS Y DEPORTES
PATERNIDAD SIGLO XXI LIBROS PARA CHICOS NOVEDADES
PIEL Y CUERO CABELLUDO
BOCA Y DIENTES
OJOS
OÍDOS
CEREBRO
SISTEMA DIGESTIVO
SISTEMA RESPIRATORIO
TRACTO URINARIO
DE TRANSMISIÓN SEXUAL
· Herpes genital
· HPV
· Infección por Chlamydia trachomatis
· Infección por gonococo
· Sífilis
· Vaginosis bacteriana
· VIH
> PADRES > INFECCIONES > DE TRANSMISIÓN SEXUAL
> HPV

¿QUÉ ES?

La infección por los virus del papiloma humano (VPH o HPV, por sus siglas en inglés) es una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes.

Estos virus infectan la piel y mucosas de los genitales. Se los clasifica en dos grandes grupos:

  • De bajo riesgo: causan verrugas genitales pero no producen lesiones de tipo cancerígenas.
  • De alto riesgo: son responsables del cáncer de cuello uterino, de ano, vulva y vagina.

Si bien la mayoría de las personas tiene contacto con alguno de los tipos de HPV, no desarrolla lesiones por estos virus.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

Varones

El principal síntoma es la presencia de verrugas en la piel que recubre los genitales y la zona alrededor del ano.

Mujeres

También pueden presentar verrugas en los genitales externos. Sin embargo, es común que las lesiones por HPV se desarrollen en el interior de la vagina o en el cuello del útero. Cuando son causadas por alguno de los virus de alto riesgo, algunas lesiones ubicadas en el cuello del útero pueden, con los años, transformarse en precancerosas o cancerosas (cáncer de cuello uterino).

¿CUÁL ES EL PERÍODO DE INCUBACIÓN?

El período de incubación varía entre tres semanas y 20 meses.

¿LOS ADOLESCENTES CON HPV PUEDEN ASISTIR A CLASES?

Sí, no hay motivos para excluirlos.

¿CÓMO SE DISEMINA Y CUÁLES SON LAS MEDIDAS DE CONTROL?

El HPV se transmite por contacto sexual vaginal, anal u oral. Dado que la mayoría de las infecciones no presentan síntomas, muchas personas pueden transmitirlo sin saberlo. Aunque es muy raro, una mujer embarazada puede transmitir el HPV a su bebé durante el parto vaginal.

En cuanto a las medidas de control, es importante cumplir con los controles ginecológicos regulares, para poder detectar la presencia de probables lesiones producidas por el virus.

Aunque algunas lesiones pueden aparecer en áreas genitales que no están cubiertas o protegidas por el preservativo, esta medida preventiva permite disminuir la tasa de transmisión.

Ante la detección de una infección de transmisión sexual, el médico debe estudiar la ocurrencia de otras enfermedades de este tipo.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO?

Verrugas genitales

El tratamiento consiste en la extirpación de las verrugas genitales que producen síntomas a través de diferentes opciones terapéuticas. Si no se tratan, las verrugas pueden desaparecer espontáneamente, permanecer sin cambios o aumentar de tamaño.

Lesiones precancerosas

El manejo dependerá de los resultados de la biopsia.

¿CÓMO PUEDE PREVENIRSE?

Se recomienda:

  • Evitar o disminuir el comportamiento sexual de alto riesgo, a través de la reducción del número de contactos sexuales. Esto también reduce la exposición a otras infecciones.
  • Usar preservativo.
  • Realizar los controles ginecológicos periódicos.
  • Vacunarse.

Para evitar infectarse, la medida más efectiva es la vacunación, que en muchos países se recomienda a las mujeres y varones, idealmente antes del inicio de la actividad sexual. Una persona vacunada podrá prevenir el 70% de los cánceres de cuello de útero y el 90% de las verrugas genitales.

Existen dos vacunas disponibles, producidas por diferentes laboratorios:

  • La vacuna cuadrivalente protege contra cuatro tipos de virus: los HPV 6 y 11, vinculados con las verrugas genitales, y los HPV 16 y 18, relacionados con el cáncer de cuello de útero y otras lesiones cancerosas. Pueden recibirla tanto mujeres como varones.
  • La vacuna bivalente protege contra los HPV 16 y 18. Por el momento, está aprobada para uso en mujeres.

En ambos casos, el esquema de aplicación contempla tres dosis, pero los intervalos entre estas dependen de cada vacuna.

En 2011, Argentina incorporó la vacuna contra el HPV al Calendario de Vacunación, para las niñas de 11 años. En el país, también está aprobado el uso de la vacuna cuadrivalente en los varones.

Las vacunas no previenen todos los tipos de cáncer de cuello uterino. Por eso, las mujeres vacunadas deben mantener los controles ginecológicos periódicos. 

PARA RECORDAR

  • La infección por HPV es una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes.
  • La educación sexual, el uso del preservativo y la vacunación son medidas clave para prevenirla.
  • La vacuna previene el 70% de los cánceres de cuello de útero y el 90% de las verrugas genitales.