INFECCIONES MEDIDAS DE PREVENCIÓN SALUD EMOCIONAL JUEGOS Y DEPORTES SALUD DE LOS DOCENTES

Avalan la eficacia del oseltamivir para el tratamiento de la gripe
21 ABR 2014.- El Ministerio de Salud argentino y destacados expertos ratificaron la eficacia del antiviral oseltamivir para el tratamiento temprano de los pacientes que tienen síntomas de gripe e integran los grupos de riesgo, tal como quedó demostrada durante la pandemia de 2009. Fue durante una videoconferencia sobre prevención de enfermedades respiratorias a través de la vacunación, de la que participaron funcionarios de esa cartera sanitaria, representantes de diferentes sociedades científicas y equipos de salud de todas las provincias.

Durante el intercambio, los participantes destacaron la importancia de que, por quinto año consecutivo, el Estado Nacional haya distribuido en todo el país dosis de vacunas antigripales. Estas se aplican de forma gratuita y obligatoria a las personas comprendidas en los grupos de riesgo, a fin de disminuir las complicaciones y la mortalidad de la gripe. Además, los expertos avalaron el uso del oseltamivir para el tratamiento temprano de niños y adultos con síntomas de gripe.

"El antiviral es efectivo y eficaz cuando se suministra en el momento oportuno y bajo prescripción médica. Que la Argentina dispusiera de este medicamento durante la pandemia de gripe A (H1N1) que se registró en el año 2009 fue fundamental para evitar complicaciones y muertes. También es importante aclarar que, actualmente, el país dispone del stock necesario de antiviral", aseguró el ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur.

En un estudio de reciente difusión, la Cochrane Collaboration, una prestigiosa red independiente de investigaciones médicas, analizó en exámenes aleatorios y controlados la eficacia del suministro de oseltamivir, un inhibidor de la neuraminidasa indicado para el tratamiento de la influenza o gripe. Al dar a conocer las conclusiones de ese trabajo, se puso en duda la eficacia del oseltamivir frente a otros antigripales, como el paracetamol.

El presidente de la Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica, Eduardo López, puso de relieve que durante la pandemia de 2009, los tratamientos oportunos con oseltamivir "redujeron la mortalidad en personas afectadas por el virus de la gripe A (H1N1). El uso precoz de la droga antiviral redujo un 60 % el consumo de antibióticos y un 40% la duración de las internaciones".

"Es un riesgo que se compare la eficacia del oseltamivir con el paracetamol cuando el estudio (de Cochrane Collaboration) se refiere a los resultados obtenidos en personas habitualmente no vulnerables (a las enfermedades respiratorias)", apuntó luego de remarcar que el plan de vacunación llevado adelante por la cartera sanitaria en todo el país desde 2010 ha tenido "resultados muy robustos" en su eficacia.

López subrayó asimismo que la cartera sanitaria y otras instituciones científicas revisaron los protocolos de tratamiento de enfermedades respiratorias y confirmaron "que están muy bien balanceados e indican muy claramente los procedimientos a seguir" frente a cada grupo de riesgo específico.

En tanto, el expresidente de la Sociedad Argentina de Infectología, Pablo Bonvehí, destacó que "está demostrada la eficacia" de la vacunación de las embarazadas para prevenir la enfermedad y proteger al niño en gestación. Además, apuntó: "La vacuna es segura, sin ningún riesgo para la embarazada ni para el bebé. Redujo la tasa de nacidos prematuros por influenza durante el embarazo".

Investigaciones sobre la eficacia del antiviral

Las conclusiones de la Cochrane Collaboration surgieron a partir de una investigación en personas sanas, pero esta revisión no incluyó a los grupos considerados de alto riesgo de complicación y muerte por influenza. Un análisis publicado sobre la mortalidad por influenza A (H1N1) en la Argentina determinó que menos del 15% de los casos fatales había recibido tratamiento antiviral precoz, de los cuales el 75% tenía uno o más factores de riesgo identificados.

Diversos estudios dan cuenta de las respuestas favorables del uso de antivirales para combatir la influenza: disminuye las complicaciones y la mortalidad tanto en pacientes de riesgo como en personas con enfermedad grave o progresiva. En estos casos, los antivirales deben administrarse lo antes posible, idealmente dentro de las 48 horas de iniciados los síntomas. En episodios graves, la administración sigue siendo beneficiosa incluso transcurrido ese lapso.

Por lo expuesto, el Ministerio de Salud de la Nación mantiene la recomendación de tratamiento antiviral con inhibidores de la neuraminidasa en los siguientes casos:
  • Adultos en tratamientos ambulatorios (se tratan los pacientes de grupo de riesgo con menos de 48 horas de inicio de los síntomas) e internados (se tratan todos).
  • Niños internados (se tratan todos los casos graves o con enfermedad progresiva).
En el mismo sentido, la cartera sanitaria recomienda enfáticamente la vacunación antigripal de los grupos de riesgo: 
  • Personal de la salud.
  • Embarazadas.
  • Madres de niños menores de 6 meses.
  • Bebés de 6 a 24 meses.
  • Mayores de 65 años.
  • Personas de entre 2 y 64 años con enfermedades respiratorias o cardíacas, insuficiencia renal, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, patologías oncohematológicas, trasplantes, obesidad o diabétes.

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación, Argentina.