INFECCIONES MEDIDAS DE PREVENCIÓN SALUD EMOCIONAL JUEGOS Y DEPORTES SALUD DE LOS DOCENTES
PATERNIDAD SIGLO XXI LIBROS PARA CHICOS NOVEDADES

Beneficios de la gimnasia, los juegos y el deporte
El ser humano es cuerpo, inteligencia y espíritu; es un todo que debe desarrollarse armónicamente sin descuidar ninguno de sus aspectos constitutivos. En consecuencia, es importante promocionar la actividad física como un hábito que beneficia la salud y la calidad de vida.           

Para ello, es necesario asociarla con el placer, ya que esto asegurará que su práctica se sostenga en el tiempo. A través del conocimiento de los distintos tipos de gimnasia, los variados deportes y actividades físicas y lúdicas, cada niño o adolescente podrá elegir la que según sus particularidades le brinde mayor satisfacción.               

Es un derecho de los chicos aprender a relacionarse con su cuerpo, a sentirlo, descubrir sus posibilidades de movimiento y desarrollarlas, así como a registrar sus limitaciones y aceptarlas. Conocer su cuerpo es la base para que aprendan a cuidarlo, quererlo, respetarlo y vivirlo como un medio más de realización personal y de expresión, y no como una limitación.

A través de la gimnasia, los juegos, los deportes, la danza y otras actividades, los chicos aprenden a conocer sus capacidades físicas (básicas y coordinativas), y a ejercitarlas para poder utilizar su cuerpo de manera correcta en todas las situaciones de la vida cotidiana, realizando todo tipo de movimientos de una forma fluida, eficaz y saludable. 

Las capacidades físicas básicas indican la condición del sujeto y son susceptibles de mejorar por medio del trabajo físico específico para cada una de ellas. Las capacidades coordinativas, en cambio, son reguladas por el sistema nervioso y son las que determinan los procesos de organización, control y modulación del movimiento.               

La falta de actividad hace que el organismo humano se atrofie progresivamente y pierda dichas capacidades. El cuerpo se adapta únicamente a aquellos esfuerzos que regularmente se le piden y que en la actualidad, debido al ritmo de vida sedentario, tienden a ser mínimos. De este modo, cuando por una necesidad se le pide un esfuerzo mayor, el cuerpo no puede responder por no estar preparado.             

Para evitar que esto suceda, es muy importante mantenerlo en forma. Ejercitar y entrenar no es una tarea exclusiva de los grandes deportistas. Es preparar al cuerpo para manejarse con eficiencia y autonomía, tanto en lo individual como en lo social, así como disfrutar de una vida sana y una mejor calidad a lo largo de los años.

Beneficios del ejercicio físico regular y adecuado

La actividad física sistemática, progresiva, planificada y adecuada a la edad, el sexo y la constitución física debe transformarse en un hábito en beneficio de la calidad de vida. Sus principales aportes a la salud física son:
  • Mejorar el sistema inmunológico.
  • Favorecer el proceso de crecimiento durante la niñez, debido a la estimulación que se produce en los huesos y músculos.
  • fortalecer los huesos: el ejercicio los obliga a trabajar más, lo cual ayuda a reforzar y crear mayor masa ósea 
  • Prevenir la descalcificación.
  • Aumentar la fuerza muscular.
  • Ayudar a bajar el sobrepeso y a mantener o controlar un peso saludable.
  • Contribuir a mantener la correcta alineación postural.
  • Mejorar la coordinación y la agilidad.
  • Desarrollar el sistema cardio-respiratorio, aumentando la captación y distribución del  oxígeno a todo el organismo.
  • Prevenir enfermedades cardiovasculares.
  • Reducir el colesterol.
  • Mejorar la resistencia a los esfuerzos prolongados sin llegar a la fatiga.
  • Mejorar el descanso y sueño nocturno.
  • Favorecer la concentración.
  • Aliviar las depresiones y la ansiedad.
Asimismo, el ejercicio mejora el desarrollo psicofísico y socio-comunitario porque:
  • Ayuda a mejorar el desempeño escolar.
  • Aumenta el sentido de la responsabilidad personal y reduce el consumo de drogas y el alcohol.
  • Promueve actitudes de autosuperación, dominio de uno mismo y tolerancia.
  • Favorece la aceptación de capacidades y limitaciones propias y ajenas.
  • Desarrolla la apropiación de actitudes éticas.
  • Favorece el discernimiento y el juicio crítico.
  • Enseña, en el marco de deportes y juegos, a respetar las reglas necesarias para una convivencia armónica.
  • Promueve actitudes de solidaridad, participación y cooperación.
  • Ayuda a aceptar y respetar la diversidad.
  • Brinda oportunidades para reunirse e interactuar con otros, intercambiando opiniones y realizando acuerdos en pos de una meta común.
Es importante recordar que antes de comenzar la práctica sistemática o un plan de actividad física, debe realizarse un control médico que lo avale. Asimismo, con el fin de evitar lesiones, al comienzo de cada práctica debe hacerse una entrada en calor, que incluye ejercicios que ponen en movimiento las articulaciones y los músculos en forma suave y progresiva, para poder luego realizar esfuerzos de mayor intensidad.




Texto escrito por Liliana Telma Toledo, profesora de educación física, y extraído del libro Chicos que eligen cuidarse: guía didáctica publicado por FUNCEI.