INFECCIONES MEDIDAS DE PREVENCIÓN SALUD EMOCIONAL JUEGOS Y DEPORTES SALUD DE LOS DOCENTES
LEVES Y FRECUENTES
· Caries
· Conjuntivitis
· Dermatitis del pañal
· Diarrea aguda
· Escabiosis
· Mordeduras
· Muguet
· Otalgia aguda
· Pediculosis
· Verrugas
· Vómitos
DE PIEL
RESPIRATORIAS
ERUPTIVAS
MENINGITIS
HEPATITIS
DEL TRACTO URINARIO
DE TRANSMISIÓN SEXUAL
ZOONOSIS E INFECCIONES POR INSECTOS
SUH
CMV CONGÉNITO
> PEDIATRAS > INFECCIONES > LEVES Y FRECUENTES
> Mordeduras

MORDEDURAS HUMANAS

Son frecuentes entre los niños pequeños y, habitualmente, no representan un riesgo grave para la salud.

Cuando hay presencia de sangre en la boca del mordedor y en la piel del mordido, existe un riesgo potencial de transmisión de infecciones por vía sanguínea (VIH, hepatitis B, hepatitis C). Este riesgo es muy bajo y no hay evidencia científica de transmisión de VIH por este mecanismo en pediatría.

Las mordeduras en huéspedes inmunocomprometidos pueden representar un riesgo elevado de infección.

            CÓMO PROCEDER ANTE UNA MORDEDURA HUMANA

  • Lavar la herida con agua y jabón, y aplicar frío sobre el hematoma.
  • Notificar a los padres/tutores del niño.
  • Evaluar la necesidad de una profilaxis antibiótica en caso de ruptura de la barrera cutánea.

MORDEDURAS ANIMALES

Las mordeduras animales son eventos frecuentes en la infancia, sobre todo por las conductas propias de los niños pequeños cuando interactúan con los animales.

En el ámbito del jardín o la escuela, pueden provenir de mascotas propias del establecimiento (animal plausible de ser evaluado). Pero los niños también pueden sufrir lesiones de este tipo causadas por animales domésticos o silvestres durante las excursiones escolares.

No se deben tener reptiles (iguanas, lagartos, etc.) como mascotas en el hogar ni en los establecimientos educativos, ya que portan Salmonella en su tracto gastrointestinal y, por ende, contaminan su entorno. La bacteria puede transmitirse por contacto (al tocar la piel del animal o el entorno), así como también mediante la mordedura.

Cuando la mordedura de un animal produce la ruptura de la piel, el riesgo de que cause una infección bacteriana es alto. Por ello, siempre requiere la evaluación médica.

La mordedura animal representa un riesgo potencial de transmisión de rabia, enfermedad viral que tiene una tasa de mortalidad cercana al 100% si no se instaura la profilaxis postexposición adecuada. Siempre requiere la consulta inmediata con el médico, quien evaluará la necesidad de tomar estas medidas y la eventual consulta al centro antirrábico local. La rabia no se encuentra erradicada de las Américas. Presentan mayor riesgo de transmitirla los perros, gatos, murciélagos, mapaches y zorrinos, mientras que los roedores tienen bajo riesgo (ratones, ardillas, etc.).

Las mordeduras en huéspedes inmunocomprometidos pueden representar un riesgo elevado de infección.

CÓMO PROCEDER ANTE UNA MORDEDURA ANIMAL

  • Lavar la herida con agua y jabón (no cepillarla) y aplicar frío sobre el hematoma.
  • Notificar a los padres/tutores del niño.
  • Consultar siempre con el especialista en forma inmediata, para realizar las profilaxis antibiótica y antirrábica necesarias, aun en ausencia de disrupción evidente de la barrera cutánea.
  • Verificar que el niño tenga completo el esquema de vacunación antitetánica.

PREVENCIÓN

  • Educar a los niños en el cuidado responsable de los animales y supervisar el contacto entre éstos y las mascotas.
  • Evitar el contacto de los niños con animales desconocidos o muertos.
  • Efectuar la vacunación antirrábica y control veterinario periódico de las mascotas.

PARA RECORDAR

  • La rabia es una enfermedad con alta mortalidad, no erradicada en la actualidad y trasmitida por animales.
  • Las mordeduras de humanos que ocasionan la ruptura de la piel y todas las mordeduras de animales requieren una evaluación médica.
  • Las mordeduras en huéspedes inmunocomprometidos pueden representar un riesgo elevado de infección.



www.crecersanos.com.ar