INFECCIONES MEDIDAS DE PREVENCIÓN SALUD EMOCIONAL JUEGOS Y DEPORTES SALUD DE LOS DOCENTES
LEVES Y FRECUENTES
DE PIEL
RESPIRATORIAS
ERUPTIVAS
MENINGITIS
HEPATITIS
· Hepatitis A
· Hepatitis B
· Hepatitis C
DEL TRACTO URINARIO
DE TRANSMISIÓN SEXUAL
ZOONOSIS E INFECCIONES POR INSECTOS
SUH
CMV CONGÉNITO
> PEDIATRAS > INFECCIONES > HEPATITIS
> Hepatitis B

GENERALIDADES

La infección aguda por el virus de hepatitis B (VHB) es indistinguible de las otras formas virales agudas de hepatitis en cuanto a las manifestaciones clínicas y de laboratorio.

La infección crónica se define por la presencia del antígeno de superficie (HBsAg) en sangre al menos durante seis meses. 

Más del 90% de los lactantes infectados durante la etapa perinatal desarrollarán la forma crónica de la infección. Entre el 25% y el 50% de los niños infectados a edades que van de uno a cinco años evolucionaran hacia la forma crónica, mientras que solo un 2 al 6% de los niños más grandes presentaran esa evolución. Hasta un 25% de los lactantes y niños mayores con infección crónica por hepatitis B eventualmente desarrollaran carcinoma hepatocelular o cirrosis. 

A nivel mundial, las tasas de infección por el VHB y la prevalencia de los portadores crónicos varían según el área geográfica. En nuestro país, la infección tiene una endemnicidad intermedia. 

SÍNTOMAS 

Los signos y síntomas pueden ser variables:

  • Síndrome tipo gripe (flu-like) con mialgias, anorexia, náuseas y vómitos.
  • Cansancio.
  • Hepatitis con ictericia o cuadro de hepatitis fulminante. 
La seroconversión asintomática es frecuente y la posibilidad de desarrollar síntomas de hepatitis depende de la edad. Los niños más pequeños presentan formas asintomáticas. 

PERÍODOS DE INCUBACIÓN Y CONTAGIO, TIEMPO DE EXCLUSIÓN 

El período de incubación oscila entre 40 y 180 días, con un promedio de 90 días, dependiendo del inoculo, de la vía de infección y de las interacciones particulares entre el virus y el huésped. 

El período de contagio depende del tiempo durante el cual el ADN del VHB permanece en la sangre.

Los niños portadores crónicos de VHB que no presentan factores o conductas de riesgo, como trastornos de conducta (niños agresivos, que pueden morder), dermatitis generalizada (que puede producir heridas o lesiones que pueden sangrar) o trastornos hemorragíparos de base, pueden concurrir al jardín o la escuela sin ningún tipo de restricciones.

DISEMINACIÓN Y MEDIDAS DE CONTROL

La hepatitis B se transmite a través de la sangre o los fluidos corporales, como exudados de heridas, semen, secreciones cervicales y saliva. La sangre y el suero contienen la mayor concentración del virus, mientras que la saliva contiene los niveles más bajos. Los pacientes con infección viral crónica son el reservorio primario de la infección. 

Las formas más frecuentes de contagio incluyen:

  • La exposición percutánea o de mucosa a los fluidos (por medio del uso de jeringas y agujas no esterilizadas, o por contacto sexual con una persona infectada).
  • La transmisión perinatal (madre infectada). 

Las pruebas de screening de laboratorio disminuyeron la posibilidad de contagio a través de transfusiones de sangre. 

La transmisión perinatal es altamente efectiva y usualmente ocurre durante la exposición a la sangre materna en el parto. Los niños nacidos de madres HBsAg y HBeAg positivas, tienen un riesgo de de infección  70%  al 90%. Este valor desciende al 5% a 20% si la madre es solo HBsAg positiva.

La transmisión intrauterina es rara, inferior al 2%. 

Dentro del ámbito familiar, la transmisión ocurre entre niños por mecanismos aún no bien definidos. El contacto de la piel no intacta o de las membranas mucosas con sangre o secreciones, como saliva, sería la principal vía de contagio. 

EL VHB puede sobrevivir en las superficies por una semana o más, pero puede ser inactivado a través del uso de desinfectantes, como lavandina. 

En cuanto a las medidas de control, la hepatitis B es una enfermedad prevenible por vacuna. Los lactantes deben recibir la primera dosis inmediatamente después de nacer, y luego completar el esquema de acuerdo al Calendario Nacional.

Todo el personal que trabaja en los jardines y escuelas, y que podría estar en contacto con sangre, debería estar vacunado. 

No debería permitirse compartir cepillos de dientes o chupetes.

Al manipular fluidos corporales que contengan sangre, se deben aplicar las medidas de precaución estándar:

  • Uso de guantes.
  • Desecho de material contaminado en envases de plástico sellados con una banda de seguridad.

Asimismo, se debe limpiar las superficies contaminadas con agua y detergente, y desinfectar con una solución de lavandina diluida al décimo en agua. Se debe desechar todo el material contaminado en bolsas de plástico con una banda de seguridad.

TRATAMIENTO 

Existen diferentes alternativas para las formas crónicas:

  • Interferón alfa-2b.
  • Peginterferón alfa-2a, lamivudina, adefovir o entecavir. 

PREVENCIÓN

La vacunación es la estrategia más efectiva para prevenir la transmisión del virus de hepatitis B. La vacuna se utiliza antes y después de la exposición y confiere protección a largo plazo. 

Todos los niños que concurren a los jardines y escuelas deben recibir la vacuna como parte del Calendario Nacional. 

Además, la aplicación de una gammaglobulina específica brinda protección a corto plazo. Esto se indica en circunstancias especiales. 

Por tratarse de una enfermedad de transmisión sexual, deberá prestarse especial atención a los adolescentes.


PARA RECORDAR

  • La vacunación es la estrategia más efectiva para prevenir la hepatitis B y sus consecuencias.
  • Raramente se adquiere dentro del  ámbito de los jardines y escuelas.
  • Por tratarse de una enfermedad de transmisión sexual, deberá prestarse especial atención en los adolescentes.




www.crecersanos.com.ar