INFECCIONES MEDIDAS DE PREVENCIÓN SALUD EMOCIONAL JUEGOS Y DEPORTES SALUD DE LOS DOCENTES
LEVES Y FRECUENTES
DE PIEL
RESPIRATORIAS
ERUPTIVAS
MENINGITIS
HEPATITIS
· Hepatitis A
· Hepatitis B
· Hepatitis C
DEL TRACTO URINARIO
DE TRANSMISIÓN SEXUAL
ZOONOSIS E INFECCIONES POR INSECTOS
SUH
CMV CONGÉNITO
> PEDIATRAS > INFECCIONES > HEPATITIS
> Hepatitis A

GENERALIDADES 

Es una infección aguda y autolimitada, que constituye una de las enfermedades inmunoprevenibles más frecuentes. En países en vías de desarrollo, la enfermedad suele ser endémica y la mayoría de los individuos adquiere la infección durante la primera década de vida. 

Los países que incorporaron la vacuna a sus Calendarios Nacionales de Vacunación, reportaron una disminución de casos cercana al 95%. Es una enfermedad de distribución universal y, según su prevalencia, se distribuye en áreas de endemicidad alta, intermedia y baja. 

SÍNTOMAS 

Los niños mayores de seis años y los adultos presentan usualmente los síntomas típicos de la hepatitis:

  • Fiebre.
  • Malestar general.
  • Ictericia.
  • Anorexia.
  • Náuseas.

Pero el 80% de los niños menores de seis años cursa la infección en forma asintomática o tiene manifestaciones inespecíficas. Por eso, los brotes suelen ser frecuentes en los jardines, en especial en los centros donde concurren niños que usan pañales.  En estos ámbitos educativos, la enfermedad con sus síntomas característicos se suele diagnosticar en los adultos que están en contacto directo con los niños.

PERÍODOS DE INCUBACIÓN Y CONTAGIO, TIEMPO DE EXCLUSIÓN 

El periodo de incubación es de 15 a 50 días, con un promedio de 30 días.

El periodo de contagio se inicia aproximadamente dos semanas antes de la aparición de los síntomas y coincide con el pico de eliminación del virus en la materia fecal. Luego, el riesgo de transmisión disminuye y es mínimo a la semana de haber comenzado la ictericia. Sin embargo, pueden detectarse partículas del virus de hepatitis A (VHA) en la materia fecal de neonatos y lactantes por períodos más prolongados.

Los niños con hepatitis A deben excluirse del jardín o la escuela, pudiendo reincorporarse luego de una semana del inicio de los síntomas.

DISEMINACIÓN Y MEDIDAS DE CONTROL 

Los modos de transmisión más frecuentes son:

  • Vía fecal-oral.
  • Contacto directo entre los convivientes de una familia.
  • Contacto sexual.
  • Alimentos o agua contaminados.

El ser humano es el único reservorio de la infección. 

La distribución mundial de la enfermedad se relaciona con algunas variables epidemiológicas, como los factores socioeconómicos y sanitarios. En aquellas regiones donde los habitantes viven en condiciones de hacinamiento, con un acceso limitado a agua potable y un sistema inadecuado de eliminación de excretas humanas, la mayoría de los niños se infecta a edades tempranas. 

TRATAMIENTO 

El tratamiento solo incluye medidas de sostén, es decir, se dirige al manejo de los síntomas. 

No se desarrollaron hasta el momento antivirales contra el VHA. 

La internación solo se recomienda en aquellos casos de presentación grave. 

PREVENCIÓN

Para prevenir la hepatitis A se aplica gammaglobulina estándar a todos aquellos contactos susceptibles.

  • Se puede administrar dentro de las dos semanas que siguen a la exposición.
  • Tiene una eficacia superior al 85% en la prevención de la infección sintomática.
  • Puede indicarse también en como profilaxis preexposición, como en el caso de los viajeros.

Si se diagnostica uno o más casos de hepatitis A en el jardín de infantes, en la escuela  o en una persona que convive con algún miembro del establecimiento educativo, se deberá administrar gammaglobulina a todos los asistentes al centro. Si los niños que van al jardín no utilizan pañales, solo se indicará gammaglobulina a los contactos de la misma sala del caso índice.

Las vacunas pueden indicarse también en como profilaxis postexposición. Son altamente inmunogénicas y seguras. Dado que la prevalencia de hepatitis A en Argentina es alta, se incorporó al Calendario Nacional de Vacunación en 2005 para niños de un año. Los niños mayores de esa edad también pueden recibir la vacuna.

El mejoramiento de las condiciones sanitarias, como la provisión de cloacas y agua potable, la medidas de control en la preparación de alimentos y las mejoras en la higiene personal, complementan las medidas anteriores.

PARA RECORDAR

  • La hepatitis A es una de las enfermedades prevenibles por vacunas más frecuentes.
  • Las vacunas son altamente inmunogénicas y seguras.
  • Dado que la prevalencia de hepatitis A en Argentina es alta, la vacuna se incorporó al Calendario Nacional de Vacunación para niños de un año.



www.crecersanos.com.ar