INFECCIONES MEDIDAS DE PREVENCIÓN SALUD EMOCIONAL JUEGOS Y DEPORTES SALUD DE LOS DOCENTES
LEVES Y FRECUENTES
DE PIEL
RESPIRATORIAS
ERUPTIVAS
MENINGITIS
HEPATITIS
DEL TRACTO URINARIO
DE TRANSMISIÓN SEXUAL
ZOONOSIS E INFECCIONES POR INSECTOS
SUH
CMV CONGÉNITO
> PEDIATRAS > INFECCIONES > FIEBRE
> FIEBRE

GENERALIDADES

Se define como fiebre a la temperatura corporal axilar mayor de 38ºC, a la rectal mayor de 38,9ºC y a la oral mayor de 38,3ºC. Si bien puede deberse a múltiples causas, la presencia de fiebre obliga a descartar causas infecciosas.

SÍNTOMAS

Debido a que el período febril puede afectar el estado clínico del niño, es conveniente realizar la evaluación física una vez que se redujo la temperatura corporal a valores normales. Sin embargo, el estado de postración o excesiva tendencia al sueño, así como la presencia de petequias en la piel o las mucosas debe alertar al pediatra sobre la posibilidad de una enfermedad bacteriana invasiva o una bacteriemia oculta.

Las convulsiones febriles suelen ser más frecuentes en los menores de 4 años y en caso de antecedentes familiares. No dejan secuelas ni causan daño neurológico.

ABORDAJE DIAGNÓSTICO

El lactante febril sin foco, de tres a 36 meses, representa un desafío diagnóstico para el pediatra. En los casos en que un exhaustivo examen clínico no evidencia la causa  de la fiebre –y sobre todo cuando esta es mayor de 39ºC axilar–, se recomienda iniciar la evaluación de laboratorio con hemograma, orina completa, eritrosedimentación y proteína C reactiva cuantitativa (PCR).

TRATAMIENTO

Los antiinflamatorios no esteroides son eficaces antitérmicos, así como el paracetamol (acetaminofeno). No se recomienda la utilización del AAS (ácido acetil salicílico), por la asociación que existe entre ciertas infecciones virales y el síndrome de Reye.

PERÍODO DE EXCLUSIÓN

El paciente puede reingresar al jardín o a la escuela una vez resuelto el cuadro que originó la fiebre.

PARA RECORDAR

  • El lactante febril sin foco, de tres a 36 meses, debe ser evaluado con exámenes de laboratorio.
  • La presencia de petequias o mal estado general en el niño febril debe alertar sobre la posibilidad de una enfermedad bacteriana invasiva o una bacteriemia oculta.


www.crecersanos.com.ar