INFECCIONES MEDIDAS DE PREVENCIÓN SALUD EMOCIONAL JUEGOS Y DEPORTES SALUD DE LOS DOCENTES
LEVES Y FRECUENTES
DE PIEL
RESPIRATORIAS
ERUPTIVAS
MENINGITIS
HEPATITIS
DEL TRACTO URINARIO
DE TRANSMISIÓN SEXUAL
· Herpes genital
· HPV
· Infecciones por Mycoplasma hominis
· Infecciones por Chlamydia trachomatis
· Infecciones por gonococo
· Sífilis
· VIH
ZOONOSIS E INFECCIONES POR INSECTOS
SUH
CMV CONGÉNITO
> PEDIATRAS > INFECCIONES > DE TRANSMISIÓN SEXUAL
> VIH
GENERALIDADES

La infección por VIH causa un amplio espectro de manifestaciones clínicas.

Los niños se infectan principalmente por transmisión vertical, ya sea durante el embarazo, el parto o la lactancia. El mayor porcentaje de transmisión vertical ocurre en el parto/periparto y los niveles de carga viral materna se correlacionan con el riesgo de transmisión.

En Argentina, hasta el 31 de diciembre de 2009 se notificaron 4093 personas con VIH de transmisión vertical, observándose una disminución de las notificaciones en los últimos años, lo que refleja una disminución de la transmisión vertical.

Durante los primeros seis meses de vida, el 15% de los niños con infección perinatal, presenta una disfunción en el timo, limitando la regeneración de células T y condicionando una rápida progresión de la enfermedad. Para estos niños, aumenta la tasa de mortalidad en los primeros años de vida.

SÍNTOMAS

Las manifestaciones pediátricas incluyen, entre otras:
  • Linfadenopatías generalizadas.
  • Hepatoesplenomegalia.
  • Candidiasis oral.
  • Diarrea recurrente.
  • Parotiditis recurrente.
  • Cardiomiopatía.
  • Neumonías.
  • Manifestaciones neurológicas (microcefalia, hiperreflexia, clonus, retraso madurativo, infecciones del SNC, etc.).
  • Tumores específicos.
PERÍODOS DE INCUBACIÓN Y CONTAGIO, TIEMPO DE EXCLUSIÓN 

Aunque la edad media de inicio de los síntomas varía entre los 12 y 18 meses para los niños que no reciben tratamiento, algunos niños pueden permanecer asintomáticos por más de cinco años.

La edad de presentación de los síntomas varía de acuerdo al modo de adquisición de la infección y es menor para los niños infectados por vía vertical. De todas maneras, dentro de este grupo, existen diferencias en el momento en que aparecen los síntomas: para algunos, ocurre en los primeros cuatro meses de vida, mientras que el resto los presenta en forma más tardía (cinco años). Es probable que esto se relacione con el modo y el momento de la infección, la carga viral materna y el fenotipo viral, el estado del sistema inmune y las infecciones asociadas.

El período de contagio se extiende durante toda la vida.

Los niños VIH positivos no deben ser excluidos del jardín o de la escuela como medida de  protección de los otros niños y o del personal, ya que, a menos que haya exposición a la sangre de la persona infectada, la infección no se adquiere a través de los tipos de contacto que suelen tener lugar en el ámbito escolar.

No es necesario realizar pruebas de rutina para detectar el VIH como parte de los controles de salud escolares. Tampoco es obligatorio que los padres notifiquen a las autoridades sobre la enfermedad del niño.

DISEMINACIÓN Y MEDIDAS DE CONTROL

La diseminación puede ocurrir por contacto de las membranas mucosas o de heridas abiertas en la piel con sangre y/o fluidos corporales infectados. Los fluidos considerados infectantes son el semen y las secreciones vaginales. En pediatría, la transmisión vertical es la forma más frecuente de adquisición de la enfermedad.
  • Para evitar el contagio, deben emplearse las medidas estándar de precaución al asistir a un niño que presente una herida cortante con exposición de sangre.
  • Para la limpieza y desinfección de las superficies inanimadas, se debe utilizar toallas descartables y, con estas, tratar de absorber la mayor cantidad de sangre posible. Se debe limpiar con agua y detergente, y luego enjuagar con suficiente agua. Finalmente, se debe desinfectar con lavandina diluida en agua, dejándola secar por dos minutos aproximadamente. La lavandina inactiva rápidamente al VIH.
  • Todos los elementos utilizados deben descartarse en bolsas plásticas con precinto de seguridad.
TRATAMIENTO 

El tratamiento antirretroviral tiene diversas indicaciones. La decisión de cuándo empezar  y qué drogas usar depende de varios factores, como edad del paciente, su estado clínico e inmunológico en el momento de la presentación, y la carga viral.

PREVENCIÓN

En el ámbito del jardín o de la escuela, las estrategias de prevención incluyen la incorporación de procedimientos para el manejo de las heridas contaminadas con sangre, como las medidas estándar de precaución antes mencionadas. 

Los niños VIH positivos podrían tener complicaciones asociadas a las infecciones por varicela, sarampión, tuberculosis y herpes, entre otras. Por lo tanto, es importante notificar a todos los padres sobre la aparición de casos índices dentro del ámbito escolar.

Los padres pueden elegir comunicar el diagnostico del niño infectado a la autoridades y solicitarles que estén particularmente alertas frente a la aparición de cualquier signo de enfermedad. 

Ante la detección de una infección de transmisión sexual, el médico debe estudiar la ocurrencia de otras enfermedades de este tipo.

PARA RECORDAR
  • No es necesario realizar pruebas de rutina para detectar el VIH como parte de los controles de salud escolares.
  • Tampoco es obligatorio que los padres notifiquen a las autoridades sobre la enfermedad del niño.
  • La infección de los niños y adolescentes VIH positivos debe manejarse como cualquier otra enfermedad crónica.



www.crecersanos.com.ar