INFECCIONES MEDIDAS DE PREVENCIÓN SALUD EMOCIONAL JUEGOS Y DEPORTES SALUD DE LOS DOCENTES
LEVES Y FRECUENTES
DE PIEL
RESPIRATORIAS
ERUPTIVAS
MENINGITIS
HEPATITIS
DEL TRACTO URINARIO
DE TRANSMISIÓN SEXUAL
· Herpes genital
· HPV
· Infecciones por Mycoplasma hominis
· Infecciones por Chlamydia trachomatis
· Infecciones por gonococo
· Sífilis
· VIH
ZOONOSIS E INFECCIONES POR INSECTOS
SUH
CMV CONGÉNITO
> PEDIATRAS > INFECCIONES > DE TRANSMISIÓN SEXUAL
> Infecciones por Mycoplasma hominis

GENERALIDADES

El Mycoplasma hominis, junto con otros microorganismos, como Gardnerella vaginalis y ciertas bacterias anaerobias, son responsables de la vaginosis bacteriana (VB).

Se trata de la afección vaginal más frecuente en las mujeres en edad fértil, en la cual el Lactobacillus spp. es reemplazado por una flora mixta. La causa de esta alteración en la flora es totalmente desconocida. 

Afecta a adolescentes y mujeres sexualmente activas, aunque se ha documentado en las que no lo son. Las pacientes con VB pueden presentar riesgo de enfermedad pélvica inflamatoria. Si están embarazadas, tienen mayor riesgo de corioamnionitis, ruptura prematura de membranas (RPM), parto prematuro y endometritis.

La prevalencia oscila entre el 15 y 60%, incrementándose en las poblaciones de muy bajos recursos, sin acceso a atención medica. Se asocia también al antecedente de múltiples parejas sexuales.

Si bien esta entidad se estudia junto con las infecciones de transmisión sexual (ITS), no es concluyente dicha transmisión. Las adolescentes sexualmente activas y las mujeres con VB deben ser evaluadas para otras ITS, como sífilis, gonorrea, Chlamydia trachomatis, hepatitis B y VIH.

SÍNTOMAS

El cuadro clínico es variado. Puede ser muy sintomático o cursar con ausencia de síntomas en aproximadamente un 50 a 80% de los casos.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Flujo vaginal. 
  • Prurito o escozor vaginal.

PERIODOS DE INCUBACIÓN, CONTAGIO Y TIEMPO DE EXCLUSIÓN

Se desconoce el periodo de incubación.

No es necesario excluir a los afectados.

DISEMINACIÓN Y MEDIDAS DE CONTROL

Si bien esta entidad se estudia junto con las ITS, se ha documentado en mujeres sin actividad sexual.

No hay medidas de control. 

Ante la detección de una infección de transmisión sexual, el médico debe estudiar la ocurrencia de otras enfermedades de este tipo.

TRATAMIENTO 

El objetivo del tratamiento es el alivio de los síntomas y disminuir el riesgo de complicaciones infecciosas. 

Las mujeres asintomáticas se deberán tratar en caso de ser sometidas a un procedimiento o intervención quirúrgica (por ejemplo, antes de la colocación de un DIU), para evitar una complicación obstétrica. 

Para el tratamiento, se recomienda el uso de:

  • Metronidazol en comprimidos de 500 mg, cada 12 horas y durante siete días.
  • Metronidazol en óvulos de 500 mg, cada 24 horas y durante siete a 10días.
  • Metronidazol en gel al 0,75%, en una dosis de 5 g (una aplicación), cada 24 horas y durante cinco días.

Como alternativa, se puede indicar:

  • Clindamicina en comprimidos de 300 mg, cada 12 horas y durante siete días.
  • Clindamicina en óvulos, en una dosis de 100 mg, cada 24 horas y durante tres a siete días.

Para la mujer embarazada, se puede indicar:

  • Metronidazol en comprimidos de 500 mg, cada 12 horas y durante siete días.
  • Metronidazol en comprimidos de 250 mg, cada 12 horas y también por siete días.
  • Clindamicina en comprimidos 300 mg, cada 12hs y durante siete días.

No se recomiendan los óvulos de clindamicina, por el riesgo de parto prematuro. 

Ante las recurrencias, se aconseja elegir un régimen terapéutico diferente.

En los casos de VB, no se recomienda el tratamiento de la pareja.

PARA RECORDAR

  • La vaginosis bacteriana es una de las infecciones vaginales más frecuentes en las mujeres en edad fértil.

  • Está relacionada con cambios en la flora vaginal, en la que el Lactobacillus spp. es reemplazado por otros microorganismos, entre ellos el Mycoplasma hominis.

  • Aunque no se considera una infección de transmisión sexual, se estudia junto con éstas y se ha demostrado su asociación con el antecedente de múltiples parejas sexuales.

  • Se asocia con complicaciones obstétricas, como ruptura prematura de membranas, corioamnionitis, endometritis, parto prematuro y enfermedad pélvica inflamatoria.

  • El tratamiento permite aliviar los síntomas en aquellas mujeres con cuadros clínicos muy floridos y, fundamentalmente en la embarazada, disminuir el riesgo de complicaciones obstétricas.




www.crecersanos.com.ar