INFECCIONES MEDIDAS DE PREVENCIÓN SALUD EMOCIONAL JUEGOS Y DEPORTES SALUD DE LOS DOCENTES
LEVES Y FRECUENTES
DE PIEL
· Forúnculos, abscesos y celulitis
RESPIRATORIAS
ERUPTIVAS
MENINGITIS
HEPATITIS
DEL TRACTO URINARIO
DE TRANSMISIÓN SEXUAL
ZOONOSIS E INFECCIONES POR INSECTOS
SUH
CMV CONGÉNITO
> PEDIATRAS > INFECCIONES > DE PIEL
> Forúnculos, abscesos y celulitis

GENERALIDADES

Son infecciones bacterianas de la piel, cuya puerta de entrada suele ser mínima (picadura de insecto, escoriación) o inaparente. Habitualmente son causadas por Streptococcus pyogenes o Staphylococcus aureus (SAMS), colonizantes normales de piel.

En los últimos años, en Argentina y otras partes del mundo se aisló de estas y otras lesiones una nueva cepa de Staphylococcus aureus, el Staphylococcus aureus meticilino-resistente de la comunidad (SAMRc), con una virulencia y un patrón de resistencia diferente al habitual.

SÍNTOMAS

Los forúnculos son infecciones superficiales sobreelevadas y están formados por una fina capa de piel que recubre el material purulento acumulado.

Los abscesos son de mayor tamaño, eritematosos y dolorosos, sobre un área de colección de pus.

La celulitis compromete una zona más profunda de la piel. Suele ser plana, muy dolorosa y eritematosa. Puede extenderse rápidamente y suele estar acompañada de fiebre.

CONTAGIO Y TIEMPO DE EXCLUSIÓN

La lesión es contagiosa cuando se produce el drenaje con salida de material purulento.

Los portadores de estas bacterias en narinas, fauces y piel pueden transmitirlas por contacto directo, de persona a persona.

El niño debe excluirse del jardín o la escuela si la lesión drena material purulento y no puede ocluirse en forma adecuada. Por la gravedad que reviste la celulitis, los niños afectados no pueden asistir a clases hasta la resolución del cuadro.

MEDIDAS DE CONTROL

  • Mantener las lesiones ocluidas.
  • Realizar un adecuado lavado de manos antes y después de tocar la piel del paciente.

No está indicada la búsqueda de portadores de SAMRc en jardines y escuelas.

TRATAMIENTO

  • Tratamiento antibiótico local o sistémico, según el estado clínico y el tipo de lesión.
  • Drenaje completo de la lesión: es el paso clave para la resolución.

En regiones donde se reporta la circulación de SAMRc, se debe considerar el tratamiento dirigido a esta cepa en el esquema empírico inicial.

Considerarlo también si fracasa el tratamiento con cefalosporinas de primera generación.

  • En los casos leves de tratamiento ambulatorio por vía oral, se debe optar por iniciar el tratamiento con trimetoprima-sulfametoxazol, clindamicina o doxiciclina, según la edad del paciente y los patrones de resistencia local del SAMRc (previa toma de muestra para cultivo).

PARA RECORDAR

  • Las infecciones de la piel suelen ser contagiosas.
  • El drenaje completo de las lesiones abscedadas es clave en el tratamiento.
  • Ante el fracaso del tratamiento o residiva de las lesiones, y ante brotes intrafamiliares de forunculosis, considerar como etiología al SAMRc (en áreas donde se reporta la circulación).



www.crecersanos.com.ar