INFECCIONES MEDIDAS DE PREVENCIÓN SALUD EMOCIONAL JUEGOS Y DEPORTES

Todo sobre la fiebre amarilla
¿QUÉ ES? 

Es una enfermedad causada por el virus de la fiebre amarilla y trasmitida por ciertos mosquitos, como el Aedes aegypti

La fiebre amarilla es habitual del África subsahariana y de América. En Argentina, las zonas consideradas de riesgo son: Formosa, Misiones y los departamentos del norte de Corrientes, del noreste de Chaco y del este de Jujuy y Salta.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

Puede producir desde formas asintomáticas hasta fiebre hemorrágica clásica.

Comienza de manera abrupta, con temperaturas mayores de 39°C, escalofríos, dolores musculares y de cabeza, náuseas, mareos y malestar.

La mayoría de los afectados se recupera en forma completa. Pero en un 15 a 25% de los enfermos, los síntomas reaparecen con mayor gravedad: coloración amarilla de la piel, dolor abdominal, hemorragias en la boca, la nariz, los intestinos y otras zonas, y alteración del funcionamiento del hígado y de los riñones. En estos casos, la mortalidad puede llegar al 60%.

¿CUÁL ES EL PERÍODO DE INCUBACIÓN Y CÓMO SE CONTAGIA?
  • Incuba entre tres y seis días luego de producida la picadura.
  • Los enfermos presentan el virus en la sangre desde uno o dos días antes de que aparezca la fiebre y hasta tres o cinco días después. Durante esta etapa, pueden transmitir el virus a un mosquito, si este los pica. Luego, el insecto propaga la enfermedad.
  • Puede trasmitirse también por transfusiones y uso compartido de jeringas.
  • Pero no se contagia de persona a persona, a través de objetos ni por vía oral, respiratoria o sexual.
¿LOS CHICOS CON FIEBRE AMARILLA PUEDEN ASISTIR A CLASES?

No. Es necesario excluirlos, para evitar el contacto con el mosquito mientras tengan fiebre. Se los debe proteger con tules o mosquiteros, o mantener en ambientes cerrados y con aire acondicionado.

¿CUÁLES SON LAS MEDIDAS DE CONTROL?

La vacunación de las personas que viven en zonas de riesgo y de los viajeros a zonas afectadas es la principal medida preventiva. La vacuna está incluida en el Calendario de Vacunación argentino para niños de 18 meses que viven en áreas de riesgo, con un único refuerzo a los 10 años de recibida la primera dosis. 

En cuanto a los mosquitos, se aconseja:
  • Eliminar todos los recipientes y objetos que puedan acumular agua estancada: latas, botellas, neumáticos, etc. Si no es posible, darlos vuelta o vaciarlos.
  • Quitar el agua de huecos de árboles, rocas, paredes, pozos y desagües.
  • Cambiar el agua de los floreros cada tres días. Vaciar los portamacetas.
  • Mantener limpias, cloradas o vacías las piletas de natación durante los meses que no se usan.
  • Utilizar repelentes con DEET. Solo pueden aplicarse a niños mayores de dos meses, en concentraciones de hasta 30% y cada seis horas.
  • Si bien los repelentes de insectos que contienen citronella son útiles, confieren una protección poco duradera.
  • Proteger la piel con ropa.
¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO?

No existe un tratamiento específico. Mientras dure la fiebre, no se deben usar aspirinas ni otros antiinflamatorios, para minimizar el riesgo de sangrado.

PARA RECORDAR
  • La vacunación es la principal medida preventiva.
  • El control del mosquito y las picaduras también ayuda a prevenir la infección.


Última actualización sobre vacuna contra la fiebre amarilla: 7 de febrero de 2014.