INFECCIONES MEDIDAS DE PREVENCIÓN SALUD EMOCIONAL JUEGOS Y DEPORTES
PATERNIDAD SIGLO XXI LIBROS PARA CHICOS NOVEDADES

Docentes que dejan huella
Por la Lic. Cintya Elmassian*

El periodista e historiador Henry Adams expresó: “El maestro deja huella para la eternidad, nunca puede saber cuándo se detiene su influencia”. Y muchas personas coincidirán con él ya que, al pensar en el paso por la escuela primaria, seguramente recordarán a algún docente que los marcó de manera especial.

En los talleres "Salud Emocional en la Escuela" que realizamos desde FUNCEI, fundación que preside el Dr. Stamboulian, solemos plantear como consigna que los asistentes recuerden a los maestros que impactaron en sus vidas. Estas son algunas de las experiencias compartidas:

“Recuerdo a mi maestra de 4º grado porque me consolaba cuando se burlaban de mí por un rasgo físico. Me enseñó a valorarme, pero también intervenía para detener esas actitudes. Hoy trato de hacer lo mismo con mis alumnos.”

“Yo era muy tímida y mi maestra de 3º me ayudó a relacionarme con mis compañeros e integrarme al grupo, siempre con un trato cariñoso y respetuoso.”

Yo, en cambio, tengo un recuerdo no grato de mi maestra de 5º, porque estaba ensañada conmigo. Creo que me había tomado de punto: cada vez que estaba involucrado en un conflicto, yo era el culpable y me mandaba a la dirección. Aunque me esforzaba, siempre veía lo malo en mí.”

Así, se podrían continuar relatando innumerables vivencias de la infancia e incluir las que, de alguna manera, también influenciaron en nuestras vidas. La mayoría de las experiencias compartidas no se referían a aspectos académicos  –con la importancia que estos tienen–, sino al impacto en el área emocional.

Cada año, al comenzar las clases, los niños traen sus mochilas cargadas de expectativas y deseos de aprender y tener amigos. Pero también pueden incluir temores y preocupaciones, de acuerdo a sus rasgos de personalidad, las experiencias vividas previamente en la escuela o  situaciones familiares por las que estén atravesando.

Al recibir a sus alumnos, los docentes pueden, con ciertas actitudes, ayudarlos a alivianar  la “carga” que llevan o, por el contrario, acentuarla. Cuando parten de preconceptos sobre los niños que los condicionan negativamente –“es un vago”, “siempre molesta”, “no se sabe defender”, “no puede”–,  limitan no solo sus posibilidades de cambio sino también el modo en que evalúan su desempeño. Al privarlos del estímulo, la motivación y el refuerzo positivo que ellos necesitan para lograr cambios favorables, entran en un círculo vicioso a través del cual se afirman en aquello que no pueden superar.

En cambio, si los maestros reciben a los niños con una actitud abierta y con una mirada no condicionante, sabiendo también fijar límites cuando estos sean necesarios, serán mayores las posibilidades de crecimiento

Hace 2.200 años, Platón decía: “La disposición emocional del alumno determina su habilidad para aprender”. Hoy vemos que esta realidad sigue vigente: los niños que llevan “pesadas cargas” emocionales muy difícilmente tendrán energía disponible para concentrarse y disfrutar del proceso de aprendizaje. 

Los docentes tienen la oportunidad única de observar a los niños tanto en su desempeño frente a los desafíos y demandas académicas, como en la interacción con sus pares y maestros. Desde esta perspectiva y de acuerdo a sus posibilidades, pueden intervenir y ayudarlos a superar dificultades. Esta labor se enriquece cuando logran mantener una comunicación abierta con los padres o adultos a cargo.

Dedicar tiempo para conocer a los niños en su individualidad, valorarlos, reconocer sus fortalezas, alentarlos y felicitarlos por sus progresos aunque se equivoquen, enseñándoles a mantener la misma actitud hacia sus compañeros, es una inversión que suele generar retornos muy positivos.

Las actitudes sembradas para bien en los alumnos son como semillas recién plantadas: quizás en lo inmediato no se vean los resultados, pero en un futuro cercano o lejano pueden brotar, crecer y dar sus frutos.

*La autora es licenciada en Psicología y coordinadora del Departamento de Programas Educativos y Publicaciones Infantiles de FUNCEI.