INFECCIONES MEDIDAS DE PREVENCIÓN SALUD EMOCIONAL JUEGOS Y DEPORTES
SALUD DE LOS DOCENTES PROGRAMAS EDUCATIVOS LIBROS PARA CHICOS NOVEDADES
PIEL Y CUERO CABELLUDO
BOCA Y DIENTES
OJOS
OÍDOS
CEREBRO
SISTEMA DIGESTIVO
SISTEMA RESPIRATORIO
TRACTO URINARIO
· Infección urinaria
DE TRANSMISIÓN SEXUAL
> DOCENTES > INFECCIONES > TRACTO URINARIO
> Infección urinaria

¿QUÉ ES?

Es la infección del aparato urinario. Puede comprometer los riñones, los conductos que unen estos órganos con la vejiga (uréteres), la vejiga y el conducto que la comunica con el exterior (uretra).

Es importante detectar la infección en forma temprana y realizar el tratamiento apropiado, para eliminarla, prevenir sus complicaciones y reducir la posibilidad de daño de los riñones.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

En los lactantes, puede manifestarse solo con fiebre o, en algunos casos, también con diarrea y vómitos. La falta de aumento de peso también es un signo presuntivo de infección urinaria.

Los niños más grandes pueden sentir:

  •  Ardor o dolor al orinar.
  •  Dolor abdominal.
  •  Aumento de la frecuencia con que orinan.

En algunos casos, pueden presentar incontinencia y orinar en forma involuntaria.

¿LOS CHICOS CON INFECCIÓN URINARIA PUEDEN ASISTIR A CLASES?

Sí, a menos que no estén en condiciones de participar en las actividades habituales sin demandar atención especial de los educadores o del personal de cuidado.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO?

El tratamiento se basa en la prescripción de antibióticos que pueden administrarse por vía oral (boca). Para los niños menores de tres meses o para aquellos que presenten signos de infección generalizada (fiebre alta, mal estado general), o incluso vómitos, deberá plantearse la posibilidad de darles antibióticos por vía inyectable, lo que requiere una hospitalización.

PARA RECORDAR

  • Es importante detectar la infección en forma temprana y realizar el tratamiento apropiado, para eliminarla, prevenir sus complicaciones y reducir la posibilidad de daño de los riñones.
  • Puede iniciarse un tratamiento por boca, excepto en el caso de niños que presentan signos de infección generalizada o una inadecuada tolerancia a la medicación oral, a quienes se deberá internar para iniciar el tratamiento antibiótico en forma inyectable.