INFECCIONES MEDIDAS DE PREVENCIÓN SALUD EMOCIONAL JUEGOS Y DEPORTES
SALUD DE LOS DOCENTES PROGRAMAS EDUCATIVOS LIBROS PARA CHICOS NOVEDADES
PIEL Y CUERO CABELLUDO
BOCA Y DIENTES
OJOS
OÍDOS
CEREBRO
SISTEMA DIGESTIVO
SISTEMA RESPIRATORIO
TRACTO URINARIO
DE TRANSMISIÓN SEXUAL
· Herpes genital
· HPV
· Infecciones por Chlamydia trachomatis
· Infecciones por gonococo
· Sífilis
· Vaginosis bacteriana
· VIH
> DOCENTES > INFECCIONES > DE TRANSMISIÓN SEXUAL
> Herpes genital

¿QUÉ ES?

Es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por los virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1) y tipo 2 (VHS-2). Este último es responsable de la mayoría de los casos.

Luego del primer episodio, el virus queda latente en algunos ganglios próximos a la médula espinal y puede reactivarse en forma periódica.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

La mayoría de las personas infectadas por el VHS-1 o VHS-2 no tiene signos ni síntomas de la infección, o los presenta en forma mínima.

En general, el primer brote es el que produce más síntomas. Las lesiones características son ampollas o vesículas que se localizan en los genitales externos. Cuando estas ampollas se rompen, quedan ulceras muy dolorosas, que pueden tardar de dos a cuatro semanas en curarse. Las reactivaciones suelen durar menos y producir lesiones de menor intensidad, que pueden aparecer nuevamente semanas o meses después del primer episodio.

La cantidad de brotes tiende a disminuir a medida que pasan los años.

¿CUÁLES SON LOS PERÍODOS DE INCUBACIÓN Y CONTAGIO?

El período de incubación es de dos días a dos semanas.

El contagio puede ocurrir mientras el individuo presente lesiones vesiculares en los genitales. Además, es posible que el individuo no presente síntomas de infección pero continúe eliminando partículas virales a través de la mucosa genital.

¿LOS ADOLESCENTES CON HERPES GENITAL PUEDEN ASISTIR A CLASES?

Sí, no hay motivos para excluirlos.

¿CÓMO SE DISEMINA Y CUÁLES SON LAS MEDIDAS DE CONTROL?

El herpes genital se transmite por contacto sexual directo. Las ampollas y ulceras causadas por el VHS-1 y el VHS-2 pueden contener y liberar estos virus. Entre brote y brote, la mucosa sana también puede liberarlos. Asimismo, una pareja sexual infectada que no tiene lesiones visibles ni sabe que tiene la infección puede transmitir el virus.

En todos estos casos, el uso del preservativo disminuye el riesgo de contagio.

Ante la detección de una infección de transmisión sexual, el médico debe estudiar la ocurrencia de otras enfermedades de este tipo.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO?

Al inicio del cuadro, se indica el tratamiento con medicamentos antivirales, como el aciclovir, para disminuir el número de lesiones y acortar la duración de los síntomas. La medicación puede ayudar también a prevenir la aparición de nuevos episodios, en particular en aquellos casos en que los brotes son muy frecuentes. Además, existen otros antivirales opcionales.

¿CÓMO PUEDE PREVENIRSE?

La educación sexual, la pareja estable y el uso del preservativo ayudan a prevenir esta y otras enfermedades de transmisión sexual. Aunque las lesiones ulcerosas o vesiculares pueden aparecer en áreas de los genitales masculinos y femeninos no cubiertas o protegidas por el preservativo, su uso permite disminuir el riesgo de contagio. 

Las personas con herpes genital deben abstenerse de tener relaciones sexuales cuando tengan lesiones u otros síntomas de infección.

Es importante saber que aunque una persona infectada no tenga síntomas, puede transmitir el virus a sus parejas sexuales. Se debe indicar a estas últimas que pueden contagiarse y que deben usar preservativos para reducir el riesgo. Las parejas sexuales pueden hacerse pruebas para determinar si están infectadas por el VHS. Un resultado positivo en un análisis de sangre para detectar el VHS-2 indica que lo más probable es que haya una infección por herpes genital.

PARA RECORDAR

  • La infección por los virus del herpes simple puede reactivarse con o sin síntomas.
  • Es importante saber que aunque la persona infectada no tenga síntomas, puede transmitir el virus a sus parejas sexuales.
  • El uso adecuado y habitual del preservativo puede reducir el riesgo de contagiar o adquirir el herpes genital.